Las natillas son un postre clásico donde los haya, pero no por ello menos delicioso. Si además le sumamos el plus del chocolate y coronamos nuestra preparación con una guirlache… ¡El resultado es la bomba! La guirlache es un dulce típico muy consumido en comunidades como Aragón; consiste en una mezcla de frutos secos caramelizados… ¡Irresistible! Nos valemos de una receta de el blog de cookcakesdeainhoa, ¡esperamos que os guste!

Ingredientes

  • 185ml de nata para montar
  • 215ml de leche entera
  • 120g de chocolate negro 70% cacao
  • 4 yemas de huevo
  • 70g de azúcar glas
  • 30g de miel
  • 20g de almendras
  • 20g de avellanas
  • 20g de nueces

Preparación

Mientras preparamos las natillas encendemos el horno a 95º y dejamos que vaya cogiendo temperatura. A su vez, colocamos en un cazo la leche junto a la nata, vigilando que no llegue a hervir; cuando alcance la temperatura idónea, verteremos los trozos de chocolate para que éste se deshaga. Reservamos.

En un bol batimos las yemas de huevo junto al azúcar glas (55g sólo) y, cuando nos encontremos con una mezcla algo blanquecina y con cuerpo, añadiremos la ganache de chocolate y seguiremos batiendo hasta que quede todo bien integrado.

Vertemos la mezcla resultante en vasitos o cazuelitas pequeñas, aptas para horno. A su vez, colocamos en el horno una bandeja grande llena de agua caliente, en la que introduciremos las cazuelas con las natillas; se trata de un baño maría pero hecho dentro del horno, así que deberemos vigilar que el agua llegue hasta mitad de las cazuelas.

Dejamos que las natillas se cocinen durante una hora más o menos. Al sacarlas, las dejaremos enfriar a temperatura ambiente antes de introducirlas en la nevera.

Mientras, preparamos la guirlache. En un cazo ponemos los 15g del azúcar glas restante, junto a la miel y un chorrito de agua que cubra bien el azúcar. Cuando la mezcla se caliente y empiece a oscurecerse, formándose el caramelo, añadiremos los frutos secos picados hasta que quede una pasta. Retiramos del fuego y colocamos la guirlache en papel encerado cubierto de mantequilla, haciendo una capa larga pero fina. Cuando esté frio, trocearemos y coronaremos las natillas con trozos de guirlache.

VÍA Y FOTOS

Ver más imágenes |