Azúcar invertido, tu aliado para hacer helados caseros

A todos nos ha pasado alguna vez. Llega el verano y, con el calor, nos animamos a preparar nuestro propio helado casero; lo preparamos con mimo, lo guardamos en el congelador durante horas y, justo cuando nos disponemos a meter la cuchara para preparar una buena copa de helado, nos topamos con un enorme bloque de hielo imposible de partir y mucho menos moldear. ¡Qué frustrante!

Si te has reconocido en el relato y quieres descubrir cuál es el truco para preparar un helado suave y muy rico… ¡presta atención! Hoy vamos a hablaros del azúcar invertido, un ingrediente cada vez más utilizado en la repostería, cuyo uso a la hora de hacer helados va a permitirnos preparar una mezcla suave y no cristalizada.

¿Qué es el azúcar invertido?

Es el resultado de un proceso químico mediante el cual se rompe la molécula del azúcar o sacarosa en sus dos componentes, la fructosa y la glucosa. El proceso en sí, llamado hidrólisis, nos ayuda a conseguir un ingrediente con un alto poder endulzante (¡hasta un 30% más!) y con un potente efecto anticristalizante.

Azúcar invertido para hacer helados

El azúcar invertido es muy usado a la hora de preparar helados caseros, ya que disminuye el punto de congelación de la mezcla, haciendo que ésta quede más moldeable y suave una vez ha estado en el congelador durante un par de horas. Así, utilizando este tipo de azúcar lo que conseguiremos será un helado mucho más cremoso.

¿Cuánto azúcar invertido debo usar para hacer un helado?

En repostería suele utilizarse el azúcar invertido sustituyendo una parte del azúcar normal por el invertido. A la hora de preparar helados, lo más recomendable es sustituir un 25% del total; esto es, si la mezcla lleva 100g de azúcar, pondremos 75g de azúcar normal y 25g de azúcar invertido.

¿Qué hago si no tengo heladera?

A la hora de hacer helados contar con una heladera supone un auténtico win, nos hace la vida mucho más fácil… Si no cuentas con una, no obstante, ¡no te preocupes! También puedes preparar tus helados, sólo que, durante el tiempo de congelación, deberás estar más pendiente; ve removiendo la mezcla en intervalos de 20 minutos durante unas 2 o 3 horas, hasta que el helado adquiera la consistencia adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>