La Llaminera: pasteles desde Banyoles con Chocolates Torras

Detrás de los pasteles de La Llaminera se esconde Marta Diaz, una pastelera aficionada de Banyoles que ha convertido su afición en su trabajo. Un curso de repostería creativa le hizo ver la luz: pastelería, trabajos manuales y fotografía se unían en un mundo lleno de oportunidades y creatividad para ella.

Así pues, Marta empezó haciendo pasteles para su familia y amigos y, poco a poco, los encargos vinieron con el boca-oreja. Nació, entonces, La Llaminera. Ahora las demandas de sus pasteles continúan creciendo y, paralelamente, también aumentan sus seguidores en las redes sociales.

Su éxito no se puede entender sin uno de los productos que más utiliza: “Empleo los chocolates de Torras por su proximidad y calidad, y por el buen nombre que tienen en la comarca. La gente los reconoce como suyos y está encantada”, reconoce la Marta.

Cuando acaba un pastel, se lo mira y piensa en la reacción de la persona cuando lo reciba: su sorpresa, su sonrisa, su emoción. Como dice Marta, ella no hace pasteles, regala amor. Porque los hace con el corazón e intenta hacer de un día especial un día inolvidable, lleno de alegría y sonrisas. “El chocolate es un placer, un tesoro que da un toque brillante a cada instante, un elemento de comunión”. ¡Y qué mejor que el de Chocolates Torras!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>