5 trucos para hacer un bizcocho de chocolate esponjoso

El bizcocho de chocolate es una tarta clásica donde las haya, la típica que nos piden nuestros sobrinos para que les hagamos el día de su cumpleaños. Y aunque la tenemos más que vista, ¡no nos cansamos de disfrutarla! Y aunque muchos piensan que preparar un bizcocho de chocolate es algo de primero de repostería, ¡no es tan fácil!

Nos ha pasado a todos. ¿A quién no le ha quedado alguna vez el bizcocho de chocolate un poco mazacote? ¿Has deseado en alguna ocasión que el pastel tuviera un sabor más intenso a chocolate? ¿Has intentado hacer un bizcocho alto pero te has quedado con una capa fina finísima? Son problemas comunes.

Para conseguir un bizcocho de chocolate sabroso, suave, esponjoso, con un color bonito y una altura adecuada hay que prestar atención a ciertos elementos. ¡Bien atentos porque hoy os contamos algunos trucos!

Foto vía Maria Lunarillos blog

Los huevos |

Si la receta indica que los huevos tienen que estar a temperatura ambiente, ¡haz caso! Si se te ha olvidado y recién los has sacado de la nevera, sumérgelos en agua caliente durante un par de minutos.

A la hora de montarlos, dedícales tiempo. No te limites a darle cuatro vueltas con el tenedor como si fueras a hacer una tortilla; utiliza las varillas eléctricas y bate junto al azúcar (si no se indica lo contrario) durante al menos 10 minutos. Sabrás que están perfectos cuando el volumen se haya incrementado y cuando, al levantar las varillas, caiga la masa formando un fino cordón.

Mantequilla |

Si utilizas mantequilla para hacer el bizcocho, recuerda que ésta tiene que estar a punto de pomada. Evita en la medida de lo posible sacarla de la nevera y darle un golpe de calor en el micro, pues lo ideal es que alcance la temperatura idónea de forma natural. A la hora de batirla, lo mismo que con los huevos, hay que procurarle tiempo y hacerlo hasta que la veamos de un color blanquecino.

Un truco utilizado por muchos reposteros es sustituir parte de la mantequilla por una parte de crema fraiche, una nata francesa muy grasa que nos ayudará a darle un toque mejorado. Si lo que buscáis es un plus de jugosidad, echar un poco de butter milk o suero de leche a la masa. ¡El resultado será espectacular!

Chocolate |

¿Mejor chocolate en polvo o derretido? Depende. Si lo que queréis es un bizcocho muy esponjoso debéis decantaros por el cacao puro en polvo, ya que le aporta todo el sabor pero, al no pesar, permite que el bizcocho suba mejor.

Levadura |

Un truco para que la levadura actúe mejor es rociar la masa con unas gotas de limón, pues la levadura química funciona mejor en un ph ácido. Si queréis, también podéis usar bicarbonato sódico, que hará a su vez que el bizcocho adquiera un tono más oscuro.

El horneado |

Es la clave en muchas ocasiones para que todo quede en su punto. Primero, aseguraos que habéis escogido un molde adecuado (no demasiado grande para la cantidad de masa que tengamos). Con esto controlado, ahora echad un vistazo a la temperatura del horno: ésta no debe pasar de los 180º, pues el bizcocho tiene que cocinarse poco a poco.

Es mejor que coloquéis el molde sobre la rejilla de horno (no la plata) y a media altura. Al sacarlo, después de que haya enfriado, desmoldad. Si no queréis que pierda humedad, podéis envolverlo en papel transparente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>